Yo,God: Altamente Cuestionable

¿Cuántas veces hemos oído a alguien decir que ha recibido una señal divina? ¿Casualidades increíbles?. En noticias anteriores se ha comentado aquí sobre figuras de Jesús que aparecen en la bolsas de Cheetos. Algunos escépticos y ateos malvados no se creen que tras esos actos se encuentre la mano de Dios.

Por eso, fue necesario inventar un método para dar credibilidad a esas “apariciones”. Se trata de un dispositivo llamado “Yo,God”: una pequeña esfera con una manecilla que indicará de forma inequívoca la presencia cercana de Dios.

El Yo,God. Ahora podrás presumir tu nuevo gadget a esos ateos engreidos.

El Yo,God. Ahora podrás presumir tu nuevo gadget a esos ateos engreídos.

Es muy sencillo de usar, puedes llevarlo siempre contigo; en casa, en la escuela o la oficina. Nunca sabes donde tendrás la suerte de encontrarte ante su presencia. Aunque la mejor forma de comprobarlo es entrando en una iglesia y rezando un poco; el indicador marcará el máximo en ese preciso momento.

Una gran noticia para aquellos visionarios que, hasta ahora, han recibido la burla y desprecio de sus colegas ateos. Pueden conseguirlo aquí

Pero la verdadera cuestión es ¿por qué se llama Yo,God, y no iGod? ¿Acaso Apple ya registró ese nombre para un producto?

Anuncios

Narco México

Estando yo navegando por sitios de noticias, me tope con unas imágenes que se ven muy chidas a mi parecer.

Me complace en presentar el nuevo arte que representa la situación (y cultura) actual en nuestro país -que huele feo.

Narcodinero

Narcomujeres

Narcocine

Narcocine

Narcolenguaje

Narcolenguaje

Narcosinaloa

Narcosinaloa

 

Fuente: BBC News

¿Cómo funcionan las barritas luminosas?

Entretenimiento en grande después de salir del circo

Barritas luminosas: Entretenimiento en grande después de salir del circo

La reacción entre los distintos compuestos de la barrita luminosa provoca un liberación sustancial de energía. Los átomos de estos materiales se excitan, provocando que los electrones asciendan a un nivel superior de energía, para regresar después a sus niveles normales. Cuando los electrones retornan a sus niveles normales, liberan energía en forma de luz. A este proceso se le llama quimioluminiscencia.

Una barrita típica de las que se venden en las tiendas, consta de una carcasa de plástico conteniendo fenil oxalato ester y una solución que incorpore un tinte fluorescente. Además, dentro de la carcasa de plástico existe un pequeño vial de cristal (que se rompe cuando la carcasa de plástico sufre una torsión) conteniendo una solución de peróxido de hidrógeno, a la que se llama “activador”. Así funciona la secuencia de sucesos que se dan cuando ambas soluciones se combinan.

1) El peróxido de hidrógeno oxida el fenil oxalato ester, lo cual da como resultado un compuesto químico llamado fenol y un ester peroxiácido inestable.
2) El ester peroxiácido inestable se descompone, dando como resultado más fenol y un compuesto peróxido cíclico.
3) El compuesto peróxido cíclico se descompone en dióxido de carbono.
4) Esta descomposición libera energía para el tinte.
5) Los electrones de los átomos del tinte saltan a un nivel más alto, y luego vuelven a caer, liberando energía en forma de luz.

Según el tinte que se emplee, la luz será de un color u otro. Dependiendo de la clase de compuestos utilizados, la reacción química durará unos pocos minutos o varias horas. Si calientas las soluciones, la energía extra acelerará la reacción y la barrita luminosa brillará con más fuerza, pero durante menos tiempo. Si enfrías las barritas, la reacción se ralentizará, y la luz se hará más tenue. Si quieres que tu barra siga iluminando al día siguiente, métela en el frigorífico. Esto no detendrá el proceso, pero alargará la reacción considerablemente.

Pareidolia

 

Guau guau! Soy la mascota de Ike y Gustav

Guau guau! Soy la mascota de Ike y Gustav

Si preguntamos a cualquier persona sobre qué está viendo en la anterior imagen, la respuesta en la mayoría de casos será la misma: una nube con forma de perro. Pero, ¿por qué realizamos esa conexión?

La respuesta está en el fenómeno psicológico conocido como pareidolia. Con este nombre se conoce el hecho de percibir como algo reconocible una forma inicialmente sin ningún tipo de patrón. En este caso hemos utilizado una nube, pero bien valdría una mancha en una pared, una sombra…

Y es que cuando percibimos algo, no sólo lo hacemos objetivamente a través de los ojos/oídos, sino que nuestro cerebro lo intenta clasificar. De esta forma, inconscientemente estamos creando patrones que nos permitan identificar aquello que observamos, y darles un sentido.

De hecho, se piensa que esta característica del ser humano no es más que una ventaja evolutiva, adquirida para una correcta supervivencia.

Imaginemos una hipotética situación donde una persona camina por un bosque, cuando de repente oye un ruido. Gira la cabeza, y entre toda la maleza verde, ve una mancha amarilla. Saldrá corriendo al pensar que es un tigre, pero en realidad no deja de ser una pera.

Como vemos, nuestro cerebro ha evolucionado de forma que a veces prefiere engañarse para así mantenernos a salvo de los peligros.

Pero está claro que hay un componente cultural que se ha visto fuertemente influenciado por este “defecto” psicológico, y es la visión de todo tipo de personajes y entes extraños. Son el caso de los OVNI, bigfoots, caras famosas en explosiones, paredes, fotografías… incluso en tostadas. O aquel cheeto en forma de Jesucristo =/ 

Y es que el ser humano, si por algo se caracteriza, es por ser creativo.

Entre otras noticias, se ha encontrado a la ardilla con cara de Abraham Lincoln

La ardilla Lincoln fue también asesinada

LHC

El laboratorio del Dr. Doom

El laboratorio del Dr. Doom

Desde hace unos meses, se está especulando en gran cantidad de medios de comunicación sobre la posibilidad de que el funcionamiento del LHC (Gran Colisionador de Hadrones) acabe con la Tierra, y quizás con gran parte del universo. 

La base de todas estas ideas catastrofistas apareció cuando dos científicos denunciaron ante un tribunal la puesta en marcha del LHC porque según ellos, existía un 75% de probabilidades de que la Tierra se extinguiera.

Como era de esperar, no se ha paralizado nada, y el día 10 se harán circular los primeros haces por todo el circuito. Las primeras colisiones tendrán lugar el día 21 de septiembre, fecha de la inauguración.

El problema de toda esta historia está en que la denuncia ha sido realizada por un científico, y ha aportado datos. Y cuando una persona con estudios aporta datos, la gran mayoría de la gente no se preocupa ni en contrastarlos, ya sea porque lo creen cual divinidad celestial, o sencillamente porque no son expertos en el tema.

Debido a esto, un grupo de expertos sobre seguridad del LHC (el grupo LSAG) ha realizado un comunicado donde nos explica de una forma muy sencilla las probabilidades de que el acelerador acabe con nuestro querido planeta.

¿Por qué no se ha dado tanto show a esta información como se ha hecho con todas las noticias sobre el fin del mundo?

Bueno, es lógico. ¿Qué vende más, el fin del mundo o la noticia de que todo seguirá igual? Aunque de hecho, los descubrimientos que se pueden realizar gracias a esta tecnología pueden dar un increíble salto en la física.

Pero claro, la física sólo interesa a los físicos, a no ser que acabe con la existencia del mundo en el que vivimos.

Para terminar voy a mencionar los nombres de los científicos detrás de este proyecto (y otras personalidades que lo apoyan), garantizándo que no existe razón de qué preocuparnos:

  • Dr. Doom
  • Agente Smith
  • Lex Luthor
  • Dr. Evil
  • Al Gore
  • Dr. Octopus
  • Ra’s al Ghul
  • Emperador Palpatine
  • Galactus
  • Barack Obama
  • John McCain
  • Darkseid